Restauración de obras de arte

Trabajamos con un equipo de profesionales especializados que realizarán un diagnóstico previo de la obra y elaborarán un presupuesto gratuito y sin ningún compromiso.

Cada obra se trata de manera individualizada, como corresponde a cada cliente, con características únicas y necesidades particulares. Al finalizar cada tratamiento le entregaremos, además, un informe detallado de los análisis y de las intervenciones realizadas.

La restauración incluye todas aquellas intervenciones encaminadas a restituir, tanto como sea posible y necesario, su legitimidad sin sacrificar la integridad histórica o estética. La tarea del restaurador consiste en devolver la obra a su estado original, tal como fue creada, eliminando los elementos ajenos.

Pautas generales de actuación del conservador-restaurador:

Estudio previo

Antes de efectuar cualquier intervención, tendrá que realizarse un examen metódico y científico, orientado a la comprensión del objeto en todos los suyo aspectos y a planificar el tratamiento.

Mínima intervención

Tendrá que actuarse el mínimo posible sobre cada obra, sin incurrir en tratamientos innecesarios o actuaciones que pongan en peligro la integridad (transportes, tratamientos peligrosos …)

Reversibilidad

Toda intervención tiene que ser “reversible”. Los materiales y las actuaciones tendrán que poder retirarse en el futuro.

Visibilidad

La intervención realizada tendrá que ser fácilmente reconocida. Las reconstrucciones o reintegros no tendrán que ser miméticos, es decir, habrá que distinguirlas sin esfuerzo de las partes originales.

Respeto

No se modificará la forma o el color originales del objeto. Antes de intervenir sobre una obra habrá que tener en cuenta diferentes cuestiones, como: ¿hasta donde se puede llegar con una limpieza?

Informe

El conservador-restaurador realizará un informe posterior al tratamiento donde se recojan todas las actuaciones realizadas y un registro fotográfico de la obra.